lunes, 13 de agosto de 2012

DEL CÓMO RECIBIÓ LA HUMANIDAD EL ÓRGANO KUNDARTIGUADOR: LO QUE OCURRIÓ DETRÁS DEL SIMBOLISMO DE ADÁN Y EVA

Han transcurrido millones de años evolucionando e involucionando lentamente desde la noche aterradora del pasado, y todavía el ser humano no sabe quién es, ní de dónde viene, ní hacia dónde va Un sopor de muchos siglos pesa sobre los antiguos misterios y el Verbo aguarda en el fondo del Arca, el instante de ser realizado. 

"Tomó, pues, Jehová Dios al hombre y lo llevó al Jardín del Edén, para que lo labrara y lo cuidase" (Génesis 2, 16). 

Tras esta tradición edénica hay desideratos cósmicos terribles y equivocaciones sagradas que espantan y horrorizan. Los Dioses también se equivocan cuando se olvidan del Padre que está en secreto. Y hoy como ayer, estamos enfrentados ante nuestro propio destino. Estamos ante el dilema del Ser o del No Ser de la filosofla. 

Mucho se ha hablado sobre la Serpiente Sagrada Kundaliní; mas ahora vamos a tratar aquí claramente, sobre el órgano Kundartiguador, sobre la Serpiente tentadora del Edén. 

"La Serpiente, que era el más astuto de todos los anímales del campo que Jehová Dios habia hecho, dijo a la mujer: "¿Cómo es que Dios ha mandado: No comáis de ningún árbol del Jardín?": Respondió la mujer a la Serpiente: "Podemos comer del fruto de los árboles del Jardín; mas del fruto de los árboles que están en el medio del jardin, ha dicho Dios: No comáis de él, ni lo toquéis, no sea que muráis". Replicó la Serpiente a la mujer: "De ninguna manera moriréis; pues bien sabe Dios, seréis conocedores del bien y del mal". Y como viese la mujer que el árbol era bueno como comida y una delicia para los ojos, y que el árbol era apetecible para alcanzar sabiduría, tomó de su fruto y comió, y dio también a su marido (que estaba) con ella; y el comió también. Efectivamente se le abrieron a entrambos los ojos, y se dieron cuenta de que estaban desnudos; por lo cual cogieron hojas de higuera y se hicieron delantales" (Génesis 3, 1, 7). 

Dioses y Devas, Avataras y Reyes Divinos, han luchado desde hace millones de años para acabar con las consecuencias del  Organo Kundartiguador. Todos los esfuerzos de los Profetas, Mensajeros Divinos, para acabar con el desastroso resultado de la Serpiente Tentadora del Edén han resultado inútiles. 

Es necesario saber que la Serpiente Tentadora del Edén, es el Fuego Sexual desarrollado negativamente; es la Serpiente bajando, precipitándose desde el coxis hasta los Infiernos atómicos del hombre; es la horrorosa cola de Satán en el Cuerpo de Deseos del "animal intelectual" falsamente llamado hombre. 

Pero lo que más duele y lastima el Alma en todo esto, es saber que algunos Individuos Sagrados le dieron a la humanidad el Organo Kundartiguador. 

Dicen los Archivos Akásicos (las Memorias de la Naturaleza) que durante la época Lemúrica vinieron a la Tierra ciertos Individuos Sagrados en una nave cósmica. Ellos formaban una altísima comisión sagrada encargada de estudiar los problemas evolutivos e involutivos de la Tierra y de la humanídad. Los dos individuos principales de esta sagrada comisión eran el Arcángel Sakaki y el Archifisico-químico común uníversal Angel Loisos. 

Detrás de todo el drama del Edén. está esta sagrada comisión. Ellos vinieron con cuerpo de carne y hueso y su nave aterrizó en la Lemuria Por aquella antigua edad comenzaba el instinto humano a desarrollarse en Razón Objetiva. Y la altísima comisión pudo evidenciar hasta la saciedad que el hombre edéníco ya empezaba a sospechar el motivo por el cual fue creado. 

La raza Lemúrica empezaba a sospechar los motivos de su existencia, misera existencia, motivos mecánicos. Cada ser humano es una maquinita que capta y trasforma energías cósmicas que luego envía inconscientemente a las capas interiores de la tierra. ¿Qué seria del mundo sin estas maquinitas? El planeta sin esa fisonomia que le da la humanidad es algo sin motivo y lo que no tiene motivo deja de existir. La humanidad en su conjunto es un órgano de la naturaleza, un órgano que recoge y asimíla energías cósmicas, necesarias para la marcha del organismo planetario. Desgraciadamente no es muy agradable ser máquina. 

Cuando algún rebelde se levanta en armas contra la naturaleza, cuando quiere dejar de ser máquina, los tenebrosos poderes lo combaten a muerte y raros son aquellos seres humanos capaces de combatir a los tenebrosos, a la naturaIeza, al cosmos, etc., y por lo común, esos rebeldes capitulan. 

"Díjole uno: "Señor ¿Los que se salvan serán pocos?" Respondióles: "pelead por entrar por la puerta angosta, porque muchos, os lo declaro, tratarán de entrar y no podrán"(Lucas 13, 23-24). 

Solo unos pocos podrán vencer a la naturaleza y muy pocos podrán entrar por la "puerta angosta". Los Lemures ya habían sospechado todo y con su instinto comprendían que los seres humanos dejaban de retomar cuando después de haber prestado sus servicios de máquinas a la naturaleza, se degeneraban. Por doquiera y en todos los rincones de la Lemuria se sospechaba instintivamente esta tragedia. 

La comisión sagrada después de examinar serenamente este problema resolvió tomar medidas cósmicas drásticas para evitar la disolución total del género humano y hasta suicidios en masa ..Los grandes desideratos cósmicos están tras de Adán y Eva La Sagrada comisión está oculta tras el drama y el escenario edéníco. y el hombre recibe el maldito estigma del Organo Kundartiguador. 

Tiempo después ... muchos siglos quizá ..regresó la sagrada comisión encabezada por el Archiserafin Sevohtartra dado que el Arcange1 Sakaki se había convertido en uno de los cuatro tetrasustentadores del Universo. Y después de un severo examen de la situación por el Archi-fisico-químico Angel Loisos, destruyó el Organo Kundartiguador en la raza humana, porque esta no lo necesitaba El ser humano había abandonado todas las sospechas y se habla ilusionado de las apariencias de este mundo. Los Dioses salvaron al planeta de una crisis, logrando que se ilusionara esta humanidad y que viviese como todo un ciudadano planetario, pero no pudieron salvar al ser humano de las malas consecuencias del Organo Kundartiguador y de este órgano fatal, surgió el "Yo" psicológico pluralizado.

Realmente las malas consecuencias de dicho órgano se convirtieron en hábitos y costumbres equivocadas que al irse al fondo interno de nuestra psique, se convirtieron en el subconsciente.

El Ego o Yo psicológico es el mismo subconsciente cuyas raíces se hallan en las malas consecuencias del órgano kundartiguador. 

Mucho luchó el santísimo Ashiata Shiemash para quitarle a la humanidad las malas consecuencias del órgano kundartiguador.

Mucho sufrió el Santo Lama en el Tibet para salvar a la humanidad de esas horribles consecuencias del mencionado órgano fatal.

Muchas amarguras pasaron Buddha, Jesús, Moisés y otros para libertar a la humanidad de las desastrosas consecuencias del órgano kundartiguador.

La sagrada comisión de seres inefables se echó un terrible karma cósmico sobre sus hombros; dicho karma será pagado en el futuro Mavantara.

¡Escuchadme Caro lector!

Comprended que solo con los tres factores, de la revolución de la conciencia, podéis acabar con las malas consecuencias del órgano kundartiguador. Esos tres factores son: 

1) Muerte del Yo psicológico 

2)  Nacimiento del Ser en nosotros.

3) Sacrificio por la humanidad.

El Yo muere a base de rigurosa comprensión creadora.

El Ser nace en nosotros con el maithuna (magia sexual) 

Sacrificio por la humanidad es caridad y amor bien entendido. 

1 comentario: