miércoles, 12 de octubre de 2011

LA JUVENTUD GNÓSTICA Y LAS ASOCIACIONES ESPECÍFICA




Lo fundamental en nuestros estudios gnósticos es llegar a Despertar la Conciencia; y para esto tenemos que empezar por reconocer que estamos dormidos; cuando alguien reconoce que está dormido, es señal completa de que ya comienza a despertar. Pero no se trata de reconocerlo intelectualmente, pues, cualquiera puede decir automáticamente: “Sí, estoy dormido”; pero otra cosa es estar consciente de que está dormido; y eso es diferente. Existe una gran diferencia, pues, entre el Intelecto y la Conciencia.
         La Juventud Gnóstica debe aprender en el mundo práctico a determinar Asociaciones Específicas, inteligentes, para la vida en los Mundos Superiores. Durante el mal llamado “Estado de Vigilia”, los jóvenes gnósticos están asociados con todos los seres humanos, a través del trabajo, o en el hogar, o en la calle, etc., etc., etc. Así, durante las horas de sueño existen también asociaciones, y éstas son el resultado específico de aquellas mismas que tenemos en el Mundo Físico.
         Por ejemplo: si un joven no importa quien, vive en la cantina, obviamente, sus asociaciones serán con “borrachos”, y en los Mundos Internos, durante las horas del sueño y después de la muerte, su vida será de cantina: relacionado con cantineros, con vagabundos de toda especie. Si un joven se asocia con ladrones y bandidos, en los Mundos Internos, durante las horas del sueño, vivirá entre bandidos y ladrones.
         Los jóvenes gnósticos deben determinar aquí y ahora, en el Mundo Físico, el tipo de asociaciones que quieren tener durante el sueño y después de la muerte.
         Cuando los jóvenes gnósticos se reúnen en los Templos, en los Santuarios, en las salas de conferencias, en los conversatorios, etc., el resultado será maravilloso, pues se estarán asociando también durante las horas del sueño y después de la muerte, con estos sitios extraordinarios.
         Muy bonito es que los Jóvenes gnósticos estén asociados durante las horas de sueño aquí mismo con el Templo al que pertenecen, estudiando los “Misterios de la Vida y de la Muerte”; muy bonito es que estén los jóvenes asociados en sí, dedicados a estos estudios; eso solamente lo conseguirán si se reúnen frecuentemente.
         Así pues, los jóvenes gnósticos deben provocar el tipo de asociaciones que anhelen; deben provocar el tipo de asociaciones que quieran tener durante el sueño y después de la muerte. Comprendido esto, establecerán bases muy fuertes para el Despertar de la Conciencia...
         Los jóvenes gnósticos necesitan aprender a vivir, porque sucede que los seres humanos no saben vivir, y eso es muy grave. No miden el tiempo, creen que este vehículo físico les va a durar una eternidad, cuando realmente no dura casi nada.
         Los jóvenes deben aprender a orientarse; porque si quieren verdaderamente llegar a despertar, tienen que saber vivir; si los jóvenes gnósticos quieren desenvolverse conscientemente en los Mundos Internos, convertirse en unos investigadores competentes de la vida en los Mundos Superiores, obviamente tienen que promover sus propias asociaciones.
         Asociaciones como las de estar reunidos en pleno conversatorio, son portentosas. Platicando por ejemplo, sobre el despertar de la Conciencia; eso es magnífico, majestuoso, porque están promoviendo asociaciones extraordinarias en los Mundos Superiores.
         Al ir después de esas reuniones a sus casas, y acomodar sus cuerpos para dormirlo en sus respectivos lechos, obviamente saldrán del cuerpo, y al salir del cuerpo, es claro que vendrán a reunirse entre sí, nuevamente; en la forma que estuvieron reunidos en el Mundo Físico, así se reunirán allá también, en el Astral, para lo mismo: para el estudio del despertar, y es claro que recibirán allí, la ayuda de los Maestros de la Blanca Fraternidad Oculta.
         De esta manera, los jóvenes gnósticos están promoviendo asociaciones extraordinarias para los Mundos Superiores; pero si no están en los Templos, en las conferencias, en los conversatorios, sino en una cantina, en una casa de juegos, en un cabaret, al dormir sus cuerpos durante la noche, la Conciencia de cada uno afuera, es decir, sus valores internos ya afuera, se encontrarían nuevamente, se asociarían pero ya no sería para estudiar el despertar de la Conciencia. Y eso es la-men-ta-ble.
         Si los jóvenes gnósticos crearan incesantemente, periódicamente, permanentemente asociaciones con estos estudios trascendentes y trascendentales, el resultado será que irán despertando y al fin un día quedarán completamente despiertos. Una vez que los jóvenes gnósticos despierten la Conciencia, estarán lo suficientemente preparados como para ver el Camino por sí mismos, el Camino que ha de conducirlos, realmente, a la Liberación Final.
         Pero, ¿cómo podrían ver por sí mismos el Camino, si no se esfuerzan en despertar? ¿Pueden acaso los dormidos ver el Camino?... ¡Entonces necesitan despertar! Y cuando despierten comprenderán lo que es. Harán un inventario de lo que tienen, de lo que les sobra y de lo que les falta.
         Jóvenes gnósticos: Muchas facultades que ustedes creen tener, no las tienen y muchas que no saben que tienen, realmente tienen

No hay comentarios:

Publicar un comentario